Comunicado ante lo ocurrido el 30 de marzo

Conviene saber que la guerra es común a todas las cosas y que la justicia es discordia.
Heráclito
 
Allí donde está el peligro crece también lo que nos salva.
Hölderlin
 

Desde aquí queremos hacernos eco de un día agotador de rabia, angustia y desconcierto, pero sobre todo queremos compartirlo. En esta historia no hay protagonistas, la miseria y represión de un Estado incapaz de gestionar su fracaso constante se ha extendido por cada compañerx cercanx y amigx de lxs detenidxs, contagiando por todos lados la solidaridad de miles de corazones ardiendo de rabia. Y esa rabia es ya la respuesta a la cuestión de si debe actuar o no y cómo.

El largo día de ayer fue el resultado de un megaoperativo, segunda parte de la operación Pandora, con un exhibicionismo rayando en la impunidad de un sistema cada vez más policial, y cada vez con más enemigxs, aparte de lxs que siempre lo fuimos y nunca lo negamos. La mezcla perfecta del colaboracionismo internacional que fusiona la operación Ardire (Italia) y el caso Bombas (Chile) es la enésima medida represiva de un sistema que ya ni siquiera se respeta a sí mismo. Buscan, ante todo, hablar de lxs enemigxs de la sociedad cuando somos, nunca lo hemos negado, lxs enemigxs del Estado. Quieren dividir una sociedad ya bastante marchita y cansada para que se enfrente a sí misma, se señale y acuse entre sí, y denuncie a la policía, su enemigo natural, sus propias prácticas de lucha. Pretenden que sea el miedo y la sensación de inseguridad la que no os haga sentir incómodxs al hacer la vista gorda, al permitir que el encierro, la tortura y la represión caigan sobre lxs que luchan. Ese miedo a lxs terroristas, a lxs culpables, a lxs violentxs, que hace olvidar la represión, la policía y el control.

Ese es el día que hemos vivido, y que se va a alargar por meses, y quizá años, pero en el cual juntxs nos sentimos fuertes, capaces de afrontar con nuestra solidaridad cada patada que nos derriba la puerta y cada mano que nos cierra la celda.

El incendio ya ha estallado.

Ni inocentes ni culpables. No estáis solxs.

Madrid, 31 de marzo de 2015

Comments are closed.